Pages

Un cuarteto de "dosmilelistas" prestos a tomar la cabeza

Esta nuestra segunda ronda nos ha dejado con un cuarteto de "dosmilelistas" prestos a tomar (que no perder) la cabeza. Era también la oportunidad para que las desafortunadas almas que no puntuaron en la ronda anterior pudieran estrenar su casillero. En fin, que todo siguió su curso y no hubieron sorpresas.
Para amenizar un poco la mañana, un pequeño alboroto en la partida entre Manuel Ortega y Andreu Roldán. Como en la reconstrucción del juego que me mostraron había un peón ¡en primera fila!, les insté a que disputaran una nueva partida.

En el primer tablero, Iván Pérez reeditó sus archifamosos apuros de tiempo ante Jordi Torres. Claro que este último remató la faena comiendo un peón pese a estar amenazado de mate.

En el tablero dos, Carlos "Computer Hoy" Godesard comenzó a despertar de su letargo frente a un somnoliento Antonio Ríos. Un servidor arriesgó mucho capturando un peón a expensas del desarrollo y Carlinhos sólo tuvo que presionar y ganar pieza, aunque Antoñito tampoco condujo el juego de la mejor manera.

En el tercer tablero, una partida muy trabada entre Pere Climent y Juan José Trigas. Este último consolidó su peón de ventaja ganado en la apertura y Climent acabó perdiendo por tiempo.

En el tablero cuatro, Ramón Rebull consiguió calidad de ventaja frente a Joan Guinjoan, que luego devolvió para ganar el final de peones.

En el quinto tablero, se consumaron las primeras tablas en lo que va de torneo. Xavier Valera, apremiado por el tiempo, no pudo aprovechar su peón pasado frente a un Antonio Pérez que jugó a verlas venir, es decir, como casi siempre.

En el tablero seis, una emocionante partida entre los pequeños Marc Lluís Zuriguel y Martí Rebull. Pese a que el primero consiguió dama de ventaja, terminó con el rey solo.

En el séptimo tablero, Alexander Pimentel, fiel a su doctrina del doble fianchetto, se impuso a Xavier Gironella en un final en que la pareja de alfiles más los peones extra del primero maniobraron mejor que las dos torres de su rival.

En el tablero ocho y en su segunda partida de la mañana, Manuel Ortega, un nuevo miembro del club del doble fianchetto, se anotó fácilmente el punto ante el pequeño Andreu Roldán.

En el tablero noveno, Miquel Abelló sólo tardó quince jugadas en dar mate a Andreu Gironella.

En el tablero diez, Primitivo Corral también despachó por la vía rápida a Carles Sanabre, con jugada ilegal incluída.

Y en el último tablero, Luis Aguilar tampoco tuvo piedad del pequeño Roger Sanabre, acabando con cuatro piezas de ventaja.

Hermanos, podéis marchar en paz...

Crónica de Antonio Ríos

2 comentarios:

  1. Buenas crónicas, Antonio, las sigo con gran atención. Un saludo!

    ResponderEliminar

Club d'Escacs Diagonal Mar ofrece a sus lectores la posibilidad de comentar las noticias que se publican en nuestra web. El tono de los mensajes debe ser respetuoso. No se admitirán insultos ni faltas de respeto.