Pages

Empate luchado entre Diagonal Mar y Tres Peons "E"

Tras adjudicarse el primer rosco del presente ejercicio, el DIM tenía que pensar en enderezar el rumbo para evitarse posteriores sufrimientos. Pero el Tres Peons E no se presentaba como el visitante asequible de antaño, ya que nos superaba en ELO en todos los tableros excepto el primero.
Para afrontar el duelo reaparecían Antonio Pérez y Antonio Ríos, y debutaban en competición Luis Aguilar, el joven Víctor Castilla y el griego Alexandros Papageorgiou; mientras que se tomaban un descanso Antonio Torralba, Joan Guinjoan y Manuel Ortega.
Mal empezaban las cosas con las derrotas de nuestros tres últimos tableros, que aguantaron menos que un tratado de paz en el Oriente medio. Sin embargo, el DIM supo mantener la cabeza fría, lo cual no era muy difícil dadas las bajas temperaturas, y pudo equilibrar la contienda con las victorias de Alexander Pimentel, Felipe Cascales y Antonio Ríos. Iván Pérez falló esta vez y tuvo que ser su hermano el que consiguiera el punto decisivo que aseguraba el empate.
Retomó el mando de la delegación Antonio Ríos como así fuera en épocas pretéritas.

En el primer tablero, Iván Pérez echó a faltar sus consabidas ideas geniales y fue víctima de un ataque con su rey sin enrocar.

En el tablero dos, Antonio Pérez regaló un peón en la apertura que tardó largo tiempo en recuperar, gracias a los apuros de tiempo y la desorganización de las piezas de su contrincante, que, incluso, llegó a sacrificar inútilmente una torre.

En el tercer tablero, Antonio Ríos consiguió rápidamente posición victoriosa, aunque la tenaz resistencia (léase arrastre) de su rival alargó la partida unas treinta jugadas más.

En el tablero cuatro, Felipe Cascales aceptó la dudosa entrega de pieza de su rival y organizó un lento, pero efectivo, ataque en el flanco de rey.

En el quinto tablero, Alexander Pimentel jugó gran parte de la partida con pieza de menos, pero se las ingenió para coronar un peón ante el beneplácito de su oponente.

En el tablero seis, Luis Aguilar cedió prontamente calidad, que más tarde se convirtió en desventaja de torre definitiva.

En el séptimo tablero, Víctor Castilla aguantó el tipo mientras hubo igualdad de material; posteriormente, su posición se vino abajo.

Y en el tablero ocho, Alexandros Papageorgiou tuvo que abandonar cuando le fue atrapado un equino.

Crónica de Antonio Ríos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Club d'Escacs Diagonal Mar ofrece a sus lectores la posibilidad de comentar las noticias que se publican en nuestra web. El tono de los mensajes debe ser respetuoso. No se admitirán insultos ni faltas de respeto.