El DIM dice adiós a sus opciones de ascenso

Con los primeros destellos primaverales en la retina, el DIM afrontaba su postrer desplazamiento a tierras interiores. Los resultados de la anterior ronda habían mermado considerablemente las opciones de ascenso de nuestro equipo, que ya no dependía de si mismo. Todo lo que no fuese una victoria contra el Barberá C, podría significar el adiós definitivo a primera.
La ocasión la pintaban calva para que el DIM alinease a sus cinco mejores tableros (según el orden de fuerzas, claro), y así fue. Pero, desgraciadamente, el Barberá C aún no había dicho su última palabra en la competición y tampoco escatimó en efectivos a la hora de confeccionar su equipo, todo un despilfarro de ELO. Algunos amantes de las profecías también recalcaron el hecho de que tanto "Barad" como "Barberá" comenzaban por "Bar" para así acabar de rellenar nuestra particular dosis de moral.
Después de una rápida visita a una cafetería en la cual, por lo visto, desconocían la existencia del etílico, nos dirigimos a poner en práctica nuestro peculiar rompecocos semanal.
Tras un comienzo del envite bastante igualado, nuestros jugadores empezaron a caer como codornices perdigoneadas. La victoria de Iván Pérez de Villar permitió, al menos, maquillar un poco el tanteo momentáneo. Y las tablas de Antonio Ríos pusieron punto y final a la aciaga jornada, en el habitual duelo de delegados.
En el primer tablero, Iván Pérez de Villar forzó el triunfo en última instancia, en un equilibrado final de peones.
En el segundo tablero, Antonio Pérez de Villar consiguió una prometedora posición de apertura, pero se fue echando "p´atrás" progresivamente y terminó perdiendo un peón y la partida.
En el tercer tablero, Juan Gracia sufrió un cortocircuito en su india de rey y tuvo que abandonar antes de perder pieza.
En el cuarto tablero, a Antonio Torralba le faltaron tiempo y material para intentar luchar por la victoria.
En el quinto tablero, Antonio Ríos superó claramente a su adversario pero, en los apuros de tiempo, se dejó clavar la dama y tuvo que asegurar las tablas por jaque continuo.
Y en el sexto tablero, Miquel Abelló poco pudo hacer en un final con pieza de menos.
Y con esto, y con un taxi, nos volvimos para Barcelona.

Crónica de Antonio Ríos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Club d'Escacs Diagonal Mar ofrece a sus lectores la posibilidad de comentar las noticias que se publican en nuestra web. El tono de los mensajes debe ser respetuoso. No se admitirán insultos ni faltas de respeto.