Pages

Óscar Ibáñez sorprende al actual campeón Iván Pérez


Al avezado reportero no suelen escapársele esos pequeños detalles que, sin ellos, la información resultaría mucho más escueta o, simplemente, no existiría. Por ejemplo, destacar que la mañana había amanecido lluviosa (cosa que no ocurre todos los días), que Iván Pérez (de Villar) perdió (cosa que tampoco ocurre todos los días), y que no hubo ninguna incomparecencia (cosa que tampoco ocurre en todos los Sociales).
En esta ronda se contó con la presencia del "aparecido" Iván Cano, que vino a compensar el vacío dejado por los eliminados al no presentarse en la primera partida. Carlos Godesard aprovechó también para presumir de móvil nuevo - se ruega que si entre los lectores hay algún experto en el manejo de los Xperias, no tarde en ponerse en contacto con él -
Y menos mal que en estos torneos no hace falta delegado, porque, en caso contrario, le hubiera tocado pringar, como siempre, a un servidor.
En el tablero uno, Carlos Godesard se impuso a Josep Roca "sin abrocharse el cinturón", es decir, de manera facilona y sin abrocharse el cinturón, a tenor de la pícara hendidura que se dibujaba en su retaguardia. La dejada de pieza por parte de las blancas sirvió en bandeja a Carletto su segundo punto.
En el tablero dos, Oscar Ibáñez protagonizó la sorpresa del día al noquear a Iván Pérez. Las causas de su rápida derrota, delante de Cámara, bien pudieron ser las prematuras excursiones con la dama y el subdesarrollo del ala de rey, unidos a una táctica que falló más que una calculadora de los chinos.
En el tablero tres, podríamos decir que Antonio Torralba perdió ante Jordi Sabater por culpa del tiempo (no el meteorológico, claro!) pero es que, además, su posición era, como mínimo, desesperada.
En el tablero cuatro, Alexander Pimentel capituló frente a Rafael Bru después de perder calidad y algunos peoncillos por el largo camino.
En el tablero cinco, Marcel Claramunt ganó a Joan Marc Turón. Lamentablemente, debido a la mala anotación de ambos jugadores, no puedo dar más detalles. Sólo sé que un travieso peón negro tuvo algo que ver.
En el tablero seis, Fernando González aprovechó la ventaja de peón para finiquitar a Antonio Ríos, que comenzaba así su particular jornada "negra" con cierto grado de amariconamiento.
En el tablero siete, Juan José Jiménez sucumbió ante Iván Cano tras recuperar la pieza que había perdido para luego ceder, incomprensiblemente, una torre.
En el tablero ocho, a Primitivo Corral podía habérsele indigestado el tentempié navideño si no fuese porque su amiguete Joan Guinjoan le obsequió con un alfil.
En el tablero nueve, el duelo generacional entre "Moncunills" se saldó con la victoria del vástago, que se lo pasó en grande con los caballitos.
En el tablero diez, José M. Morán impuso su enorme ventaja material frente a Berta Baqués.
Y en el tablero once, Carles Losada no tuvo problemas, con dos piezas de ventaja, para superar a Martí Baqués.
Y, por si todo esto fuera poco, Joan Turón descansó.

Crónica de Antonio Ríos

Enlace:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Club d'Escacs Diagonal Mar ofrece a sus lectores la posibilidad de comentar las noticias que se publican en nuestra web. El tono de los mensajes debe ser respetuoso. No se admitirán insultos ni faltas de respeto.