Godesard se proclama campeón del V Social Diagonal Mar

La despedida del Social DIM coincidió con una jornada muy propicia para verborrear todo tipo de trolas, por ejemplo: se podría haber dicho que Antonio Ríos suma tantos campeonatos del mundo como Bronstein y Nimzovich juntos y sólo uno menos que Capablanca, pero, desgraciadamente, sería verdad. Bien, vamos a lo nuestro. Carlos Godesard ganó su partida y se aseguró así el primer puesto, Jordi Sabater obtuvo también la victoria quedando subcampeón y Oscar Ibáñez se resarció de sus dos derrotas consecutivas a costa de un desastroso Antonio Ríos, adjudicándose el tercer puesto. El podio lo completaron Fernando González (nuevo jugador del DIM) y el ex-federado Joan Turón, cuarto y quinto respectivamente. Iván Pérez tampoco fue capaz de ganar a Antonio Torralba, pero las tablas le sirvieron para arañar la copita de mejor jugador local, seguido en la clasificación por Antonio Ríos y su ya mencionado rival (todos bien juntitos, para no tener frío). Marcel Claramunt se llevó el trofeo al mejor sub-12 y Joan Marc Turón consiguió el de mejor jugador no federado. La imposibilidad de averiguar la edad de Carles Losada (no presente en aquel momento) redundó en beneficio de Primitivo Corral, al que se le entregó el trofeo de mejor jugador veterano.
En el tablero uno, Fernando González planteó una variante bastante rara de la apertura de peón dama con alfil inútil en g7 incluído. Luego probó una sorprendente entrega de caballo por tres peones, y finalmente acabó regalando el otro alfil. No hace falta explicar el resultado.
En el tablero dos, Rafael Bru respondió a la consabida siciliana de Jordi Sabater entregando el peón de d4, que no llegó nunca a recuperar. Más tarde se vio obligado a deteriorar aún más su estructura peonil y, para concluir, se dejó una pieza en b5. Tampoco creo que se necesiten más comentarios.
En el tablero tres, fue ahora Antonio Ríos al que le dio por hacer gilipolleces con la dama y, de paso, descuidar la casilla d5. La pérdida de una torre y su escaso desarrollo precipitaron el final.
En el tablero cuatro, Juan José Jiménez aprovechó la dejada tonta de la calidad por parte de Marcel Claramunt para imponerse en una partida que no debería haberse alargado tanto.
En el tablero cinco, el enfrentamiento entre las dos generaciones de Turons comenzó con una Caro-Kann jugada como dice la teoría, pero la mayor experiencia del progenitor le sirvió para mangarle dos peones al hijo, demasiado decisivos en el simplificado final.
En el tablero seis, un Iván Pérez bajo mínimos pasó largo rato con peón de menos ante Antonio Torralba. No fue hasta el frenético final cuando se igualaron las tornas y se firmó el empate.
En el tablero ocho, Joan Guinjoan también consiguió ventaja material mínima, pero Carles Losada pudo forzar las tablas por repetición de jugadas.
En el tablero nueve Pol Moncunill no tuvo problemas después de que Marc Piera perdiera la calidad.
Y en el tablero diez, Primitivo Corral también se aprovechó de la poca combatividad de Salvador Moncunill (que finalizó el torneo sin haberse estrenado) para acabar dándole mate.
El sorteo de los sistemas de desempate sirvió para bien poco, puesto que se conservó el orden referido en las bases.
La posterior entrega de premios, que corrió a cargo de Iván Pérez y Antonio Ríos, contó con la presencia de la consellera d'esports del distrito de Sant Martí, Sra. Rita Alvar y del conseller municipal de Poblenou, Sr. Jordi Asensio. Poco a poco (aunque había prisa) se fueron repartiendo los trofeos entre una lluvia de flashes y aplausos. Se sortearon también (mediante el sofisticado sistema de meter mano y sacar papelote) dos libros de temática ajedrecista entre todos los presentes, resultando agraciados Oscar Ibáñez y Juan José Jiménez. Asimismo, los más pequeños recibieron una medalla conmemorativa del evento.
Y, finalmente, llegó lo que todos estaban esperando, es decir, la pitanza. Se preparó un surtido ágape con claros tintes navideños que los comensales fueron incapaces de devorar en su totalidad. El resto de las suculentas viandas pasaría más tarde a los estómagos de otros integrantes del club.
Y esto ha sido todo, amigos.

Crónica de Antonio Ríos

Enlace:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Club d'Escacs Diagonal Mar ofrece a sus lectores la posibilidad de comentar las noticias que se publican en nuestra web. El tono de los mensajes debe ser respetuoso. No se admitirán insultos ni faltas de respeto.