Pages

Crónica Liga Catalana ronda 4

El buen resultado conseguido la ronda anterior era el mejor acicate para recibir al Círculo Católico badalonés. Pero, ¡ojito! porque este equipo se presentaba como muy compacto y con algunos "veteranos de guerra" en sus filas, procedentes del SMA. Todo ello presagiaba un duelo hartamente complicado. Y así fue: se llegó a las dos últimas partidas con un inquietante 1,5-2,5 en el simultáneo. Sólo cabía un milagro, pues la partida de Antonio Torralba ya hacía rato que parecía sentenciada. Sin embargo, debió aparecer por allí alguna virgen ya que, en una posición en la que cualquier mortal podría hasta permitirse el lujo de abandonar, nuestro jugador se inventó una "torre furiosa" que dejó al blanco con la miel en los labios -y de paso, con una buena regañina por parte del delegado Abascal- salvando así un decisivo punto de match. Iván Pérez remató la faena ganando su partida y consiguiendo el agónico empate final. No ganamos para sustos!!
En el tablero uno, Iván Pérez planteó un arriesgado ataque con el peón g que, dado el anárquico y poco afortunado plan de las negras, surtió el efecto de abrir columnas en contra del rey enemigo, y su bando tuvo que abandonar al perder la dama.
En el tablero dos, Fernando González perdió la calidad en una errónea combinación y se vio obligado a rendir armas cuando las blancas lograron el cambio de damas.
En el tablero tres, Jorge Albert aprovechó la falta de desarrollo y las pifias defensivas de su contrincante para obtener ventaja material decisiva.
En el tablero cuatro, Antonio Pérez fue beneficiado por un prematuro aborto de la lucha, ya que su estructura de peones resultaba lastimosa de cara a un final.
En el tablero cinco, el alfil del fianchetto de Antonio Ríos resultó inoperante en un largo final contra un caballito tocahuevos.
Y en el tablero seis, Antonio Torralba y sus peones negros del ala de dama no llegaron a tanto como sus homólogos blancos, pero con el rey inmóvil y sin otras jugadas disponibles, sólo tenía que dar eternos jaques con su superviviente torre negra.
En cuanto al DIM B, que recibía la visita del asequible, a priori, Congrés E, formado principalmente por jugadores de corta edad, necesitaba una contundente victoria para afianzarse en el primer puesto de la clasificación. Lamentablemente, no se pudo obtener el pleno y se dejó escapar un puntejo que, al final, podría echarse en falta.
En el tablero uno, Enrique López intentó una entrega de caballo con el fin de organizar un ataque de mate, pero ésta no resultó buena y fue él mismo el que vio su rey inevitablemente cazado.
En el tablero dos, Felipe Cascales lo tuvo muy fácil ante una rival que le regaló un alfil además de debilitar inexplicablemente su enroque.
En el tablero tres, Carles Losada también resultó favorecido con los generosos regalos de su rival, que se quedó con el rey en paños menores.
Y en el tablero cuatro, José M. Morán y su oponente organizaron un carrusel de obsequios mutuos del que salió claramente beneficiado el negro.

Crónica de Antonio Ríos

Enlaces:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Club d'Escacs Diagonal Mar ofrece a sus lectores la posibilidad de comentar las noticias que se publican en nuestra web. El tono de los mensajes debe ser respetuoso. No se admitirán insultos ni faltas de respeto.