Pages

Crónica Liga Catalana ronda 6

Dicen que después de una sonada derrota, a alguien le toca pagar los platos rotos. Y, si no me equivoco, lo que nuestro amado DIM tenía más cerca de la mano era, precisamente, el Comtal C que, sin tener la culpa de nada, le correspondió marcharse a casa con el "set en blanco". Ahora bien, la alineación que presentó el equipo visitante no se parecía ni por asomo a la que fue capaz de entablar en casa del líder EDAMI. En cambio, los locales formaron con su seis de gala para evitar más sorpresas. Victoria muy madrugadora de Antonio Ríos (al estilo de "los últimos serán los primeros") seguida de cerca por otras tantas cinco, y aún quedaba un cacho de mañana para dedicar a otros menesteres.
En el tablero uno, Iván Pérez batalló contra una francesa un tanto rarilla, con un expuesto enroque largo de su rival, y llegó a un final de dama y torre con dos peones pasados centrales contra los que poca resistencia pudieron ofrecer las negras.
En el tablero dos, Fernando González resultó premiado con alfil de más en una maratón de cambios mal calculada por el blanco, ante un contrincante que abusó varias veces de la misma pieza, huy, perdón, quería decir que abusó de mover varias veces la misma pieza.
En el tablero tres, Jorge Albert campó con su caballo por el debilitado enroque de las negras hasta que consiguió hacerles perder la calidad y, más tarde, amenazarles mate en su segunda fila.
En el tablero cuatro, Antonio Pérez obtuvo peón, y luego torre, de ventaja en el poco afortunado ataque por el flanco de rey de su rival.
En el tablero cinco, Joan Gracia tuvo que emplearse a fondo contra un jovencísimo contrincante que aguantó casi quince jugadas con dos alfiles contra dama y torre.
Y en el tablero seis, Antonio Ríos disfrutó de una plácida victoria ante el otro benjamín, que se dejó pieza ya en la novena jugada.
Más emociones, sin duda, iba a deparar el duelo entre el DIM B y el potente Maragall B. Ya que la victoria se antojaba utópica, había que intentar, como mínimo, que los visitantes arrancaran el menor número de puntos posibles. Al final, derrota por la mínima y casi todos contentos.
En el tablero uno, Antonio Torralba no pudo aprovechar la columna a semiabierta para atacar el enroque largo contrario y cayó víctima de las piezas pesadas negras en su flanco de rey.
En el tablero dos, Joan Guinjoan y su contrincante acordaron el empate tras una partida muy igualada que llegó a un estéril final de torre y peones.
En el tablero tres, Enrique López se dio un buen atracón de piezas y peones ante un rival que sólo aspiraba al ahogado.
Y en el tablero cuatro, José M. Morán pudo haberse convertido en el héroe del día si hubiera llevado a feliz término su ventaja de material, pero se dejó torre, dama y caballo en tres jugadas consecutivas.

Crónica de Antonio Ríos

Enlaces:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Club d'Escacs Diagonal Mar ofrece a sus lectores la posibilidad de comentar las noticias que se publican en nuestra web. El tono de los mensajes debe ser respetuoso. No se admitirán insultos ni faltas de respeto.