Crónica Liga Catalana ronda 9

No hay nada como planificar por anticipado la temporada para que las cosas salgan exactamente del revés. Véase: el DIM A disponía del mejor elenco de su (corta) historia para lograr el ascenso a primera, pero fue a caer en un "grupo de la muerte" junto a otros tres primeros equipos con el mismo objetivo y, claro, la cosa se torció. En cambio, el DIM B, expresamente creado para el rodaje de los jugadores menos experimentados, se encontró muy pronto en una posición favorable para luchar por la primera plaza y, ronda a ronda, ayudado también por algunos teóricos titulares del primer equipo, fue sumando puntos a tutiplén hasta conseguir llevarse el gato al agua.
Bueno, vamos ahora con el DIM A que, desgraciadamente, tenía muy pocas papeletas para ser el gran protagonista del día. El lema de la última ronda volvía a ser el mismo de las tres anteriores: sumar y esperar. Ahora bien, contaba con las bajas de sus dos últimos jugadores que debían reforzar el filial. Por suerte, el visitante, la Lira C, ya había hecho todo lo que tenía que hacer esta temporada y prometía acudir al envite con una alineación circunstancial. Así de "circunstancial" como una formada por dos "milnueves", dos "milochos" y dos "milsietes". Se ganó sí, pero "patint". Y la carambola no se completó porque ni el Agustí B ni el Vallromanes fueron capaces de vencer a domicilio al Círcol Católic ni al EDAMI, respectivamente. Otro año en segunda.
En el tablero uno, Iván Pérez se topó con un rival ultramegaconservador que no movía sus piezas más allá de su tercera fila (la fila 6). Menos mal que se dejó un caballo, ¿dónde? en f6, claro.
En el tablero dos, Fernando González disputó una partida muy igualada que derivó en un larguísimo final de torres donde pudo imponer su mejor estructura de peones.
En el tablero tres, a Jorge Albert primero le aceptaron el peón del gambito en la apertura, con lo que quedó con peón de menos. Después no le aceptaron una entrega de alfil, con lo que siguió con peón de menos (en caso contrario, hubiera quedado con pieza de menos a cambio de peón). Y más tarde tampoco le aceptaron una entrega de caballo, con lo que acabó con peón de menos (en caso contrario, hubiera quedado con dama de más a cambio de torre y dos caballos). Total que, al final, tablas y gracias, porque estaba con peón de menos (¿lo había dicho ya?).
En el tablero cuatro, Antonio Pérez llegó a una situación poco menos que penosa, pero parece ser que ronda por ahí una potra repajolera que siempre acude al rescate de quien menos lo merece y su contrincante empezó a perder peones a destajo hasta terminar desquiciado y derrotado.
En el tablero cinco, a Miquel Abelló le regalaron un caballo (a cambio de dos peones) pero, en agradecimiento, éste dejó coronar el peón h negro y que le doblasen las dos torres en dicha columna, con resultado fatídico.
Y en el tablero seis, Carles Losada aprovechó el mate en dos que le puso en bandeja, a las primeras de cambio, su rival.
Al DIM B le salió todo de cara, ya que "encadenó" (je, je) su enésimo pleno, en parte merced a que los visitantes llegaron con uno menos. Ganaron Antonio Ríos, aprovechando su ventaja posicional, Antonio Torralba, aprovechando su ventaja de pieza, Joan Guinjoan, aprovechando su ventaja de tiempo y Joan Marc Turón, aprovechando su ventaja de no tener rival. Por su parte, el Maragall B alineó un equipo capaz de vapulear a cualquiera, y ese cualquiera fue el Colmena C, que era el actual líder y se tuvo que ir con el rabo entre las piernas. El DIM B campeón en su primera temporada de existencia. Gracias a todos sus integrantes (que han sido muchos) y a Antonio Ríos, que volvió a hacer de delegado de los dos equipos, entre otras cosas.
¡Hasta la próxima!

Crónica de Antonio Ríos

Enlaces:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Club d'Escacs Diagonal Mar ofrece a sus lectores la posibilidad de comentar las noticias que se publican en nuestra web. El tono de los mensajes debe ser respetuoso. No se admitirán insultos ni faltas de respeto.