Pages

VI Social Diagonal Mar: crónica ronda 2

Tal y como afirma el pegadizo eslogan de una conocida marca de turrones, los ausentes en la primera ronda vuelven al DIM por Navidad. No sé si fue eso o el prometido piscolabis del final, pero el caso es que se completaron hasta siete tableros y nadie se llevó el punto "de gorra". Quien no hizo acto de presencia, una vez más, fue nuestro estimado Héctor López, que continúa en paradero desconocido.
La tarde se presentaba interesante porque, además de duelos muy emocionantes a priori, estaba por ver si el pollo con conejo a la cazuela que tan amablemente había aportado José Aldea, llegaría calentito a la ceremonia. Desde luego, la idea del potaje podría comenzar a aplicarse de cara al venidero ejercicio del DIM en primera provincial.
Finalmente se cumplieron los pronósticos y terminaron imponiéndose todos los favoritos. Y a pesar de que algunos no veían que el mencionado estofado llegase a congeniar con el cariz carbohidratado del resto de manjares, los comensales se aprestaron en contradecir dicha hipótesis.
En el tablero uno, el duelo fraternal (o, mejor dicho, fratricida) entre los Pérez de Villar comenzó con una italiana que pronto adquirió tintes navideños gracias a los regalos de alfil primero y de torre después por parte del primogénito. De muy poco le sirvió a las negras dejar sin enroque el monarca contrario.

En el tablero dos, Rafael Bru tuvo que sudar sangre para imponerse a Antonio Torralba. El gambito de rey y las prisas por atacar de las blancas fueron correspondidas con una pérdida de pieza. A partir de ahí, derroche de táctica por parte de ambos jugadores hasta llegar a un final con inciertas posibilidades y graves apuros de tiempo mutuos. Decidió la caída de la bandera (no confundir con "lavandera"), sentenciando al negro. Aprovecho el chiste para recordar que a Antonio se le han "escurrido" varios puntos en dichas condiciones.

En el tablero tres, el debutante Fernando Ortiz se enfrentaba a su tocayo González, pero sus dotes de observación no le advirtieron de dos dobletes de caballo que le costaron sendas calidades. Triste final para el blanco, que acabó con tres de sus cuatro piezas confinadas en su primera fila.

En el tablero cuatro, Jorge Albert también tuvo un duelo plácido con José Manuel Fernández gracias a la desmedida generosidad de éste, que se desprendió de caballo, torre y dama en menos de 15 jugadas.

En el tablero cinco, José Aldea (sí, el de la cazuela) disfrutó de un cursillo acelerado de apuntaje por parte de su rival, Andrés Hinarejos, y algunos de los presentes. Claro que la brevedad de la partida no le permitió adquirir la suficiente soltura y aún necesitará de algunas sesiones adicionales.

En el tablero seis, los cinéfilos estaban de enhorabuena porque Antonio Ríos y Joan Guinjoan protagonizaron un final de partida análogo al decisivo enfrentamiento entre los dos jóvenes protagonistas de "En busca de Bobby Fischer". El veterano Joan, intentando asegurarse las tablas a base de repetir las jugadas de su oponente, no se fijó en la terrible debilidad de la gran diagonal negra. Pero ya se suponía que nuestro querido Antonio no iba a tener el gesto caballeroso de Joshua Waitzkin y prefirió dejar caer miserablemente a su rival en la trampa. Y es que, para regalitos, ya están los Reyes y Papá Noel.

Y en el tablero siete, Carles Losada y Primitivo Corral nos deleitaron con la partida más larga de la jornada. Lamentablemente, debieron olvidarse de apuntar algunos movimientos y un servidor se perdió a mitad de la misma sin poder retomar el (buen) camino.

Ya sólo faltaba dar paso al acontecimiento más interesante para el público en general, es decir, el piscolabis. Diremos que, aparte del susodicho cocido, triunfaron la empanada (no mental, sino de atún), los turrones, las oliviñas y las papas fritas. No se puede decir lo mismo de los mantecados y las galletitas saladas, bastante ignorados. En cuanto al bebercio, desaparecieron rápidamente el espumoso de las viudas seguras y el tintorro riojano. La sidra y el clarete aguardarán mejores ocasiones...
Fin de fiesta y el Social DIM se despide de sus allegados hasta el próximo año.

Crónica de Antonio Ríos

Enlace:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Club d'Escacs Diagonal Mar ofrece a sus lectores la posibilidad de comentar las noticias que se publican en nuestra web. El tono de los mensajes debe ser respetuoso. No se admitirán insultos ni faltas de respeto.