Pages

VI Social Diagonal Mar: crónica ronda 7

Con cierto retraso, nuestro cronista nos envía la crónica de la última ronda del torneo. ¡Que la disfrutéis!
Fin de fiesta en nuestro queridísimo Social DIM. Fernando González, en el día de su aniversario, contaba con casi todo a su favor para proclamarse campeón. Incluso la igualada le hubiera bastado porque tenía mejor desempate que Rafael Bru. Esta circunstancia la aprovechó su rival, un servidor, para proponerle tablas y evitar desgastes de cara a la venidera y decisiva jornada de la Lliga Catalana que se jugaría pocas horas después. Sin embargo, González, temeroso de no asegurar el primer puesto, rechazó la propuesta. Visto así, el cronista era quien lo tenía más difícil para llevarse copa porque sus principales competidores disfrutaban de encuentros mucho más plácidos. Y la diferencia de motivación se plasmó claramente en un duelo en el cual el futuro campeón empleóse bastante a fondo. En cambio, a Rafael Bru sólo le servía la victoria frente a Andrés Hinarejos y esperar que Antonio Ríos le hiciera el favor de ganar a Fernando. Mientras tanto, Jorge Albert jugaba como si le fuese la vida en ello para tratar de arrancar algo positivo contra Iván Pérez en el intento de alcanzar la categoría de mejor local. Antonio Torralba fue quizás el más beneficiado en los emparejamientos pero, aún así, le costó asegurar el trofeo. Antonio Pérez también lo tenía a huevo para superar en la clasificación final a su hermano. Y Primitivo necesitaba hacer un último esfuerzo para llevarse el premio a la rapid..., perdón, al mejor no federado.


En el tablero uno, Fernando González y Antonio Ríos disputaron una partida emocionantilla en la que el segundo perdió dos peones a costa de conseguir uno pasado en sexta. Como el negocio no parecía muy bueno y antes de verse obligado a entregar más material, se sacó de la manga un sacrificio de torre de esos que se usan para conseguir el jaque perpetuo y que normalmente no funcionan porque el rival hace la jugada buena, como en este caso también fue.

En el tablero dos, Andrés Hinarejos pagó muy caras sus maniobras con las piezas menores en la retaguardia ante el empuje de los adelantados peones negros de Rafael Bru.

En el tablero tres, Iván Pérez y Jorge Albert quedaron en una posición propensa a tablas con alfiles de color apuesto. Desde luego, el negro jugó descaradamente al empate con interminables jugadas de espera. Por desgracia, los habituales apuros de tiempo del primer jugador no le permitieron ver una decisiva entrega de material que forzaba la victoria.

En el tablero cuatro, Carles Losada sufrió un espejismo en el que parecía que ganaba pieza frente a Antonio Pérez. No obstante, tres jugadas después fue él mismo quien quedó con alfil de menos.

En el tablero cinco, Fernando Ortiz podría haber logrado tablas ante Antonio Torralba por repetición de jugadas, pero tomó la sorprendente decisión de jugar a ganar a base de cambiar torres en un final con peón de menos. Evidentemente, no ganó.

Y en el tablero seis, la mala anotación de las jugadas por parte de Primitivo Corral y Joan Guinjoan hace que sólo Dios sepa que demonios pasó en esa partida para que el jugador negro acabase perdiendo una partida en la que gozaba de mejor posición. José Manuel Fernández descansó.

El podio quedó de la siguiente manera: Fernando González, campeón, Rafael Bru, segundo y Antonio Pérez de Villar, tercero. Iván Pérez de Villar, que no pasó del empate contra Jorge Albert, se tuvo que conformar con la cuarta posición. Antonio Torralba resultó quinto. El premio para el mejor jugador local se lo adjudicó Jorge Albert. Andrés Hinarejos concluyó como el mejor veterano y Primitivo Corral se llevó el trofeo de mejor jugador no federado. Yo, sin copa, naturalmente.
Posteriormente se sortearon dos libros de ajedrez. Uno de ellos sobre combinaciones, de Kurt Richter, y el archiconocido "Mi sistema" (el suyo, no el mío), de Nimzovitsch. Los agraciados fueron, respectivamente, Antonio Pérez y Joan Guinjoan.
Faltaba la traca final en forma de buñuelos y cava, gentileza de Fernando González, que fueron rápidamente despachados por el carrusel de participantes e invitados, algunos incluso harto famosos en nuestro mundillo.
Hasta el año que viene.

Crónica de Antonio Ríos

Enlace:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Club d'Escacs Diagonal Mar ofrece a sus lectores la posibilidad de comentar las noticias que se publican en nuestra web. El tono de los mensajes debe ser respetuoso. No se admitirán insultos ni faltas de respeto.