Pages

VII Social Diagonal Mar: crónica ronda 5

No sé yo si los cimientos del casal se erigieron sobre los restos de algún arcaico camposanto pero me cuentan que en esta ronda se sucedieron varios fenómenos paranormales estilo "Poltergeist". Ni que decir tiene que mi "no-aparición" fue debida a una causa mucho más terrenal como la de estar durmiendo, que no es lo mismo que estar dormido, de la misma manera que no es lo mismo estar jodido que estar jodien... ejem. Bueno, la cuestión es que las planillas tampoco llegaron a mi poder y ya sólo faltaba una conspiración de la electrónica contra mi persona para que un poco más y esta crónica se hubiera quedado en una suerte de limbo.
En el tablero 1 comenzaron ya los sucesos extraños de la tarde con la sonada hecatombe del júnior, mediante dejada limpia de torre, en el duelo paternofilial de Alberts.
En el tablero 2 también alguna perturbación de la percepción se debió apoderar de Joan Marc Turón porque le regaló un alfil limpio a Iván Pérez.
En el tablero 3 le tocó a Antonio Torralba la obnubilación de turno puesto que no vio un decisivo avance de peón que le daba la victoria en el final.
En el tablero 5 los fantasmas de la derrota se le volvieron a presentar a Roberto Ginabreda cuando se dejó cazar un alfil.
En el tablero 6 tampoco se puede explicar con argumentos científicos el motivo por el cual la partida entre Joan Guinjoan y Sergio Grande lo acabase en tablas teniendo el segundo un caballo de ventaja.
En el tablero 7 al benjamín Llorenç Pallás se le apareció el "coco" disfrazado de Carles Losada y se le llevó todas las piezas que pudo.
Y en el tablero 8, Primitivo Corral debió tener a todas las meigas y unas cuantas más de su parte porque jugó casi todo lo mal que supo hasta que le salvó la campana.

Crónica de Antonio Ríos

Enlace:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Club d'Escacs Diagonal Mar ofrece a sus lectores la posibilidad de comentar las noticias que se publican en nuestra web. El tono de los mensajes debe ser respetuoso. No se admitirán insultos ni faltas de respeto.