Pages

VII Social Diagonal Mar: crónica ronda 8

Es una tradición de sobras conocida en el Tour de Francia que la última etapa consista en un mero recorrido de trámite a lo largo y ancho de los Campos Elíseos para homenajear al líder y futuro campeón del mismo. Y la última ronda del Social DIM llevaba camino también de discurrir por los mismos derroteros si no fuese porque el Swiss Perfect reclamó su dosis de protagonismo y se desmadró, decidiendo dar descanso con punto gratis a un jugador de la parte alta del ranking. Menos mal que un servidor, al estilo de Robin Hood, se alió con los menos favorecidos y evitó así que por enésima vez resultase victoriosa la puta aristocracia. Y añadir, asimismo, que un enfrentamiento entre los hermanos Pérez de Villar siempre es sinónimo de morbillo. Con todos estos ingredientes se obró el milagro y el primero de los emparejamientos quedó modificado para el disfrute de todos los presentes.
En el tablero uno la ventaja material de Iván Pérez parecía suficiente para alcanzar la victoria pero volvió a aparecer esa maldita potra, que nunca se pone del lado de quien más la merece, para derivar el duelo a tablas.
En el tablero dos la causa de Jorge Albert se vio muy favorecida por la temprana dejada de alfil de Antonio Torralba.
En el tablero tres se disputó un final larguísimo entre Fernando González y Carles Albert en el que el rey blanco tuvo un papel determinante.
En el tablero cuatro la partida entre Manel Vicente y Joaquim Peris duró hasta que el blanco descuidó la dama.
En el tablero cinco Joan Guinjoan pasó de tener peón de ventaja a quedar con calidad de menos. Y su intento de coronar un peón aún le llevó a que Robert Ginabreda le diese mate con las dos torres.
En el tablero seis el benjamín Llorenç Pallàs resistió algo más que en anteriores ocasiones pero terminó claudicando ante Oscar González.
Y en el tablero siete Antonio Ríos cayó ingenuamente en la trampa de tablas que le tendió Carles Losada.
Tras concluir dicha ronda, el podio quedó así: Iván Pérez de Villar, campeón; Jorge Albert, subcampeón; Antonio Torralba, tercero; Joaquim Peris, cuarto; y Fernando González, quinto. El premio al mejor jugador local fue para Carles Albert. Primitivo Corral se llevó la copa de mejor veterano gracias al punto de regalo. A Robert Ginabreda le correspondió el trofeo de mejor jugador no federado. Y el único menor de 12 años allí presente, Llorenç Pallàs, fue el destinatario del respectivo trofeo de su categoría.
Después de la entrega de premios, todos los agraciados fueron posando para que la cámara les realizase sendas instantáneas de frente y de perfil, de la misma manera que se fichan en comisaría a los que inician su carrera delictiva.
Ya sólo faltaba el sorteo de los dos libros de ajedrez, que fueron a parar a las manos de Antonio Torralba y Antonio Pérez de Villar. A mí, como siempre, no me tocó nada.
Y esto fue todo. El año que viene, más.

Crónica de Antonio Ríos

Enlace:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Club d'Escacs Diagonal Mar ofrece a sus lectores la posibilidad de comentar las noticias que se publican en nuestra web. El tono de los mensajes debe ser respetuoso. No se admitirán insultos ni faltas de respeto.